miércoles, 17 de marzo de 2010

Educación del Talento


Llamamos talento a la capacidad para desempeñar o ejercer una actividad. Se puede considerar como un potencial en el sentido de que una persona dispone de una serie de aptitudes que puede o no llegar a desarrollar o ampliarlas a un ritmo mayor o menor en función de diversas variables, como el colegio al que van, vivir en un entorno rural o urbano, el tipo de familia al que pertenece, etc.
Universidad de Padres. Madrid.  Marzo 2010.  José Antonio Marina
--------------------------------------------------------------------------------

En UP creemos que el objetivo de la educación es desarrollar el talento de los individuos y de las colectividades. “Talento” es una palabra que no pertenece al léxico psicológico ni al pedagógico, pero que se usa mucho fuera de la escuela. En el mundo empresarial se insiste sin descanso en la necesidad de talento, y hay profesionales que se dedican a buscarlo. Utilizamos, pues, esta palabra para subrayar algo obvio: que no educamos para tener buenos resultados escolares, sino buenos resultados vitales fuera de la escuela.

A todos nos gustaría tener talento. Todos lo admiramos. Nos parece una cualidad deseable. Con eso basta para convertirlo en un objetivo educativo. La cuestión es cómo desarrollarlo en nuestros niños y niñas, y también en nosotros. No hay simplificaciones milagrosas. Ni se puede ser “millonario al instante”, ni “aprender chino en veinte horas”, ni conseguir ninguna de esas maravillas que prometen libros timadores. El talento es un hábito y, como todos los hábitos, difícil de adquirir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario