martes, 25 de agosto de 2009

El espacio común

La escuela se queja de que los padres eluden sus responsabilidades educativas, transfiriéndolas a los docentes; y los padres se quejan de que la escuela no facilita su participación y colaboración.
En la UP creemos que debemos trabajar con entusiasmo en la idea de una “didáctica compartida”, que tiene que adecuarse a cada etapa del proceso educativo.

Madrid | Junio 2009 | José Antonio Marina


manos_escher A nadie se le oculta la necesidad de que familia y escuela colaboren estrechamente. Los padres no pueden educar sin la escuela, y la escuela no puede educar sin los padres. Sin embargo, la relación entre ambas instituciones es difícil, y a veces conflictiva. No hemos sabido elaborar una pedagogía de la colaboración. La escuela se queja de que los padres eluden sus responsabilidades educativas, transfiriéndolas a los docentes; y los padres se quejan de que la escuela no facilita su participación y colaboración. Lo importante no es buscar culpables, sino encontrar el modo de resolver este problema, que reduce dramáticamente la calidad de nuestra enseñanza.

leer artículo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario