viernes, 17 de abril de 2009

Amparo Rodríguez acaricia con dulzura a su hija Guadalupe, discapacitada intelectual.
Además del estrés y de las consecuencias psicológicas evidentes a las que tienen que enfrentarse, tienen que asumir un sobreesfuerzo económico que hasta ahora nadie había cuantificado de forma objetiva.

leer artículo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario